Make your own free website on Tripod.com

VEINTE  AÑOS  DE  UN  CAMINAR

LENTO PERO  SIN  PAUSA

 

 

Al finalizar nuestras actividades del 2004 solo resta decirles a todos  y cada uno de ustedes quienes de una u otra manera vienen contribuyendo  con la continuidad de esta tarea humanitaria: MIL GRACIAS.

El próximo 22 Junio cuando celebraremos nuestro vigésimo aniversario de fundación, daremos con orgullo el testimonio a Colombia y al mundo entero, de cómo fue posible durante estas dos décadas primero sobrevivir en medio de la crisis económica e inseguridad generalizada solo con ayudas voluntarias, gran coraje y  banderas  blancas y segundo, el haber podido contribuir significativamente  en el cambio de actitud frente a su propio destino, de comunidades pasivas y resignadas, a comunidades comprometidas  y organizadas en la búsqueda de un futuro mejor.

El no-paternalismo; la organización comunitaria; el trabajar con las comunidades y no para las comunidades; la conformación de multiplicadores comunitarios responsables y dinamizadores de la autogestión; el respetar celosamente su cultura afro-americana; el consultar con la comunidad cada tarea a desarrollar  permitiéndoles su socialización previa; el darles sentido de pertenencia al incluirlos en los Estatutos como miembros de la Institución teniéndolos en cuenta en las decisiones; el respetar sus determinaciones; el no involucrarnos ni involucrarlos  en problemáticas de tipo político partidistas,  raciales, ni religiosas; el acompañarlos permanentemente  en  su caminar a lo largo de estos veinte años; el permitirles  ser los protagonistas, asumiendo nuestro papel ser simples facilitadores y acompañantes,  fueron entre otras, a nuestro juicio  las claves del éxito que nos han permitido seguir vigentes a través  del tiempo  en este  proceso  de justicia y paz social, que ha sido lento pero que no ha tenido ni tendrá  pausa..

Los niños, madres y ancianos, como población más vulnerable de las comunidades de: San Cipriano, Córdoba, Citronela, Villa Estela, Kilómetro 9, La Brea, Las Brisas y el Bajo Calima o la Colonia, todas estas, veredas y corregimientos del Municipio de Buenaventura, hoy tienen mas claro  su compromiso con un futuro mejor, y todo gracias a personas como usted, quienes no han dudado en aportar su mejor esfuerzo y dar el justo diezmo para que una labor humanitaria sencilla y silenciosa que procura que la mano izquierda no se entere de lo que hace la derecha, no se quede en la mitad del camino.

Solo resta que en el 2005 mas manos y nuevos corazones se nos unan, para lograr los recursos económicos, humanos y técnicos necesarios que nos permitan continuar trabajando  en procura de que juntos hagamos de esta patria ese espacio justo, donde valga la pena nacer, sea un  orgullo vivir y que cuando corresponda se pueda morir en paz..

 

Gonzalo Concha.